Según el portal Men’s Health, es imposible eliminar una gran cantidad de grasa solo con el uso de estos geles, pues a pesar de que tienen varios componentes que estimulan la quema, solo alcanzan a impactar a una capa superficial de la piel.

La mayoría de estos productos están diseñados para activar la circulación sanguínea (que estimula la quema de grasa) mediante sensaciones de frío o calor, pero su uso tópico reduce las posibilidades de cumplir el objetivo.

Al parecer, solo les funciona a aquellas personas que ya tienen el abdomen marcado, pues los productos están diseñados para pulir las curvas, no para definirlas de forma radical. Además, para que sea efectivo deberá aplicarse una pequeña cantidad, calentarlo en las manos y extenderlo en el área.

El medio agregó que quienes usen estas cremas reductoras deberán ir al gimnasio para ver resultados a largo plazo y también tendrían que cuidar su alimentación.