Dos clientes de VIP Spa, ubicado en Nuevo México, denunciaron haber sido infectados con este virus durante el procedimiento, que consiste en sacar sangre de la persona y volver a inyectarla mediante microagujas.

Por lo anterior, el Departamento de Salud de Nuevo México emitió un comunicado en el que pide a todas las personas que se hayan sometido a este tratamiento a que se realicen las respectivas pruebas de rigor para así despejar dudas tanto de un contagio de VIH como de hepatitis B y C.

Aunque la administradora del lugar dijo que siempre usaban agujas nuevas y las destapaban frente a los usuarios, el departamento comentó que no está claro cómo almacenaban, manejaban y eliminaban este material médico.

El spa cerró en el mes de septiembre por prácticas inseguras, pero la búsqueda de los usuarios atendidos es cada vez más importante, pues el contagio puede ser mayor.