La FDA y los CDC están evaluando la “importancia potencial” de seis casos reportados de coágulos sanguíneos poco comunes en pacientes que recibieron la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson.

“Hasta que ese proceso esté completo, recomendamos esta pausa”, dijo La FDA, e informó que hasta el lunes se habían administrado más de 6,8 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson en Estados Unidos.

“Los CDC y la FDA están revisando datos de 6 casos reportados en Estados Unidos de un tipo de coágulo sanguíneo raro y severo producido en individuos después de recibir la vacuna. En este momento, estos eventos adversos parecen ser extremadamente raros”, escribió la FDA en Twitter.

La agencia afirmó que pide esta interrupción para permitir a los proveedores de atención médica que obtengan “el tratamiento único requerido contra este tipo de coágulo de sangre”.

Los CDC convocarán un comité asesor el miércoles “para revisar más a fondo estos casos y evaluar su importancia potencial. La FDA revisará ese análisis ya que también investiga estos casos”.

La declaración se produjo días después de que el regulador de medicamentos de la Unión Europea dijera que también está revisando posibles casos de coágulos de sangre en personas que recibieron la inyección de Johnson & Johnson.

(Le puede interesar: Invima autorizó vacuna de Janssen en Colombia; única con 2 ventajas que las demás no tienen)

La FDA indicó que habitualmente utiliza un medicamento anticoagulante llamado heparina para tratar este tipo de trombos sanguíneos, pero que en este caso específico el uso de este compuesto puede resultar peligroso.

Esto puede deberse a que este incidente se parece a una extraña reacción adversa a la misma heparina que consiste en la formación de anticuerpos en respuesta a la licuación de la sangre, que lleva a las paquetas a formar coágulos.

Un equipo de científicos alemanes y austríacos habían descrito con anterioridad el mecanismo biológico que puede haberse producido en el caso de la vacuna AstraZeneca.

Duro revés a campañas de vacunación

Con esta recomendación de la FDA y de los CDC las campañas de vacunación en Estados Unidos y Europa recibieron el martes un revés.

La Casa Blanca salió al paso y dijo que esta suspensión no va a tener un “impacto significativo” en la campaña de inmunización, pero la compañía anunció que va a retrasar la entrega de dosis a Europa, el continente más golpeado por la pandemia, que superó el millón de muertes desde el inicio de la crisis sanitaria.

(También puede leer: China dice que eficacia de sus vacunas, incluidas las usadas en Colombia, no es tan “alta”)

Johnson & Johnson anunció el martes que retrasará la entrega de su vacuna contra el COVID en Europa después de que los reguladores sanitarios de Estados Unidos recomendaran suspender su uso “por precaución”.

“Hemos tomado la decisión de retrasar proactivamente la entrega de nuestra vacuna en Europa”, afirmó Johnson & Johnson, añadiendo que estaba revisando los casos con las autoridades sanitarias europeas.

La vacunación se ha convertido en la única esperanza para poblaciones hartas de restricciones. India autorizó este martes el uso de la vacuna rusa Sputnik V, al día siguiente de que este país registrara 161.000 contagios, superando por séptima jornada consecutiva la barrera de los 100.000 nuevos casos diarios.

Según recuentos de la AFP, en el mundo se han administrado más de 800 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19, mientras el número muertos a causa de la pandemia se acerca a los tres millones.

En este contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que la pandemia entró en una fase “crítica” con las infecciones disparándose pese a las restricciones y las campañas de vacunación.