La pandemia de coronavirus entró en una fase “crítica” con las infecciones disparándose pese a las restricciones y las campañas de vacunación, advirtió la OMS este lunes, con récords en el sur de Asia, donde se intensifican las medidas para frenar al virus.

Sin embargo, los ingleses volvieron a las terrazas de los pubs y a las peluquerías este lunes tras pasar el invierno confinados, en una muestra del panorama variable que ofrece la pandemia, con países como el Reino Unido, con la campaña de vacunación bien avanzada, y otros donde apenas despega.

Más de 2,9 millones de personas han muerto en todo el mundo a causa del coronavirus, según un balance de la AFP basado en fuentes oficiales.

La OMS advirtió este lunes que la pandemia está en un “punto crítico […], creciendo de forma exponencial“, pero que se podría controlar “en unos meses” si se tomaran las medidas adecuadas.

India (1.300 millones de habitantes) registró un rápido aumento de infecciones en las últimas semanas, con lo que el número de casos llegó a 13,5 millones, por encima de los 13,48 millones de Brasil.

“Todo el país ha sido complaciente: hemos permitido congregaciones sociales, religiosas y políticas”, dijo a la AFP Rajib Dasgupta, profesor de sanidad de la universidad Jawaharlal Nehru. “Ya nadie hacía fila” para el distanciamiento social, aseguró.

(Puede leer: China dice que eficacia de sus vacunas, incluidas las usadas en Colombia, no es tan “alta”)

En Bangladés, la situación también es preocupante. A partir del miércoles y durante ocho días cerrarán todas las oficinas y el transporte internacional y doméstico, después de que las infecciones de COVID-19 se multiplicaran por siete en un mes. También cerrarán todas las tiendas, salvo las de alimentación.

“No hay otra alternativa para frenar la oleada de COVID-19”, dijo Farhad Hossain, ministro adjunto de Administración Pública, antes del anuncio de la medida. Banglades, con 160, ha registrado 685.000 contagios y casi 10.000 decesos.

Destellos de esperanza

Pero en otras partes del mundo, despuntan destellos de esperanza. Desde este lunes, los ingleses pueden acudir a las terrazas de los pubs y de los restaurantes, una medida bien acogida por el sector hostelero a pesar de las frías temperaturas.

“Estoy seguro de que será un gran alivio para los dueños de negocios que han estado cerrados durante tanto tiempo, y para todos los demás es la ocasión de volver a hacer algunas de las cosas que nos gustaban y nos hemos perdido”, afirmó el primer ministro británico, Boris Johnson.

Reino Unido, confinado por tercera vez al comienzo de enero (y algunas regiones como Londres desde mediados de diciembre), experimenta una fuerte mejoría sanitaria.

Actualmente tiene menos de 3.000 casos y 50 muertes diarias. Los pacientes ingresados en hospitales no llegan a 3.000, en comparación con los casi 40.000 en el peor momento de enero.

(También le puede interesar: Con coronavirus y cocaína, delincuentes tienen ‘vacunada’ a Europa, y a “punto de ruptura”)

Casi el 60 % de la población ha recibido una primera dosis de vacuna y las autoridades prevén que todos los adultos hayan recibido una dosis para finales de julio.

Ese objetivo se mantiene a pesar de las preocupaciones por los posibles riesgos de trombos vinculados con la vacuna de AstraZeneca, que quedará reservada a los mayores de 30 años por precaución.

Esta semana también se espera un alivio en las restricciones sanitarias en Italia, Irlanda y Eslovenia.

En Grecia, las escuelas secundarias de todo el país reabrieron este lunes tras haber estado más de cinco meses cerradas, aunque tanto estudiantes y profesores deberán someterse a dos test al COVID-19 por semana, según la ministra de Educación.

Frenar la epidemia

En Francia, inmersa en la tercera ola, la vacunación se extenderá el lunes a todas las personas de 55 años o más. Recibirán la vacuna de AstraZeneca o la de Johnson & Johnson.

En Brasil, que ha sufrido 353.000 fallecimientos, la mayoría de las personas ingresadas en cuidados intensivos tienen menos de 40 años, reveló un estudio de la Asociación Brasileña de Cuidados Intensivos (AMIB).

“Antes esta población solo contraía una forma menos grave de la enfermedad y no necesitaba cuidados intensivos”, explicó Ederlon Rezende, coordinador del estudio. “Este aumento en este grupo de edad es muy significativo”.

El Ramadán en pandemia

Millones de fieles musulmanes comienzan esta semana el ayuno sagrado del Ramadán, uno de los cinco pilares del islam. Durante este mes deben abstenerse de comer y beber desde el amanecer hasta el atardecer.

En este periodo se suelen celebrar reuniones y los fieles acuden en masa a las mezquitas, pero este año las autoridades han impuestos restricciones y les han pedido que oren en casa.

En Arabia Saudita, solo las personas vacunadas contra el covid-19 podrán realizar la umrah, la pequeña peregrinación a La Meca, a partir del comienzo del Ramadán.