Según explicó la revista Men´s Health, los ataques de pánico en medio de la masturbación son más comunes de lo que parecen, solo que hay quienes los confunden con la necesidad de conseguir un orgasmo en medio del acto.

Algunos enfrentan una sensación de agobio, falta de aire, palpitaciones rápidas, temblores y sudoración, y esto se produce a causa de las expectativas autoimpuestas por la persona: el desespero producido por no alcanzar su clímax.

Mujer llegando al orgasmo

Artículo relacionado

Para quienes están confundidas, la guía para saber si llegó o no al orgasmo

En el caso de las mujeres, esta frustración puede ser mayor, pues al menos el 30 % de ellas padecen anorgasmia y muchas ni siquiera conocen sus puntos de placer, no se han autoexplorado. Según datos de CNN, al menos el 40 % restante no saben que es un orgasmo.

Como le comentó al medio Marta Ibáñez, psicóloga sexual, el clímax retardado puede ser otra posibilidad de que aparezca un ataque de pánico, la necesidad de la liberación es tan grande que no explotar en placer es desesperante.

Masturbación

Artículo relacionado

Hacerlo de afán y otros errores de hombres y mujeres durante la masturbación

Sin embargo, cada uno de estos factores es preocupante, porque cuando el ataque se vuelve recurrente, en la mayoría de casos, la persona tiende a crear una barrera contra el sexo, puede terminar odiando las relaciones sexuales.