La mujer, que es madre soltera, aseguró a Daily Mail que ella ingresó solo una vez la información de su tarjeta de crédito en el sistema para regalarle uno de esos complementos a su hijo. Ella desconocía que los datos habían quedado guardados.

El menor usó la tarjeta durante 3 semanas, pero Martine se enteró únicamente cuando le llegó una factura por 3.120 libras esterlinas (13’180.000 pesos), agregó el diario británico.

En entrevista con ese medio, la desconcertada mamá especificó que, cierto día de agosto pasado, Leon hizo 19 compras para un total de 978 libras esterlinas (4’100.000 pesos). Dos días después, adquirió 7 complementos para videojuegos, y uno de estos costó 199 libras esterlinas (840.000 pesos).

Martine añadió que su hijo gastó 100 veces la cantidad habitual que ella usa de su tarjeta para comprar cosas por internet y pedir comida a domicilio. La mujer también manifestó que estaba preocupada por la deuda financiera que había adquirido y, además, les dijo a Leon y a su otro hijo que este año no podrían recibir regalos de Navidad.

De acuerdo con el rotativo británico, el menor pudo hacer innumerables compras debido a que el sistema no le pidió la clave de seguridad de la tarjeta.

Microsoft, la empresa desarrolladora del Xbox, investigó lo ocurrido y llegó a la conclusión de que, efectivamente, la tarjeta de crédito de Martin había sido utilizada por un menor de edad, por lo que le reembolsarán a la mujer todo el dinero que el niño gastó, concluyó Daily Mail.