La mujer le robó 80.000 libras esterlinas (unos de 379 millones de pesos) a su mamá, aprovechando que tenía un poder legal sobre ella porque tenía 80 años y sufría de demencia, informó Daily Mail.

El diario británico añadió que a Karen, de 47 años, le encantaba despilfarrar el dinero de su madre en Bravissimo, una tienda que vende lencería y vestidos de baño “para mujeres con pechos grandes”. Asimismo, señaló que la mujer gastó parte de la plata en ‘piercings’, salidas con amigos y facturas de sus tarjetas de crédito.

A través de un juicio por Skype, un juez halló culpable a la mujer por el delito de “fraude sustancial” y la envió a la cárcel; además, señaló que fue “un abuso de confianza sostenido y deshonesto” por parte de la británica, indicó el medio.

Frente a las acusaciones en su contra, el rotativo informó que Karen se defendió diciendo que el dinero que tomó fue la forma en que su mamá le agradeció por cuidarla.

Andy Cordon, hermano de la aprovechada mujer, le contó a Daily Mirror que Karen no se ha disculpado por lo que hizo porque aún piensa que no hizo nada malo.

“Solo siento pena por mamá. Ella sabe lo que ha hecho su hija, pero le cuesta entender”, comentó Andy al medio, y luego agregó:

“Mi hermana está muerta para mí”.