Ella la preguntó a su papá, de 92 años, si era suyo, y él le contestó que no tenía tanta plata como para comprarse un reloj de esa marca. Ante esto, la mujer se comunicó con la tienda en la que compró el sofá para investigar sobre el dueño anterior, informó Business Insider.

Como en el establecimiento no había ningún registro de quién había sido el propietario del mueble, la mujer siguió adelante y se comunicó con un experto en relojes. Este determinó que ella había encontrado un Rolex Daytona 6241 Paul Newman, con un valor de 250.000 dólares (873 millones de pesos), indicó el portal.

La canadiense, de quien no se reveló la identidad, espera comprar una casa con ese dinero y, además, planea hacerse un aumento de senos, señaló el mismo medio.

Esta historia recuerda otra que se divulgó recientemente sobre una mujer que halló una pintura renacentista en la cocina de su casa, ubicada en Compiegne, Francia. Ese cuadro data del siglo XIII y tiene un precio entre los 4 y 6 millones de euros.