Esa fue la denuncia que hicieron, luego de que una trabajadora que recarga las tarjetas de Transmilenio en la estación Ciudad Universitaria, de la troncal de la calle 26, se orinara en los pantalones, en dos ocasiones, contó Maver Doncel otra taquillera del sistema, a Citynoticias.

“A ella, de tanto insistir e insistir al jefe no pudo ir al baño”, aseguró Doncel.

Este caso no es el primero que se presenta entre los empleados de Transmilenio, dijeron ellos al informativo, y por lo mismo, los trabajadores han adecuado baldes (para las mujeres) y botellas de plástico (para los hombres), para poder hacer sus necesidades, durante las nueve horas que dura su jornada laboral.

“Tengo un compañero que tuvo que hacer una necesidad en una bolsa”, indicó la empleada entrevistada por el medio.

Los trabajadores esperan, dice el noticiero, que con las modificaciones que se harán a estaciones por la llegada de los nuevos buses se construyan baños para sus necesidades.

No obstante, de acuerdo con Viviana Acosta, otra taquillera del sistema, nadie asume la responsabilidad para construir los sanitarios y siempre se ‘lanzan la pelota’ entre Transmilenio y Recaudo Bogotá.

El medio consultó al ente gestor y este dijo que, por tratarse de infraestructura, es el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) la entidad competente. Sin embargo, el IDU dijo que se encarga de las obras que Transmilenio le solicita, pero el sistema asegura que ese tema le corresponde a Recaudo Bogotá y al IDU.