Por lo menos 300 trabajadores de esas zonas salieron a bloquear vías arteriales como la avenida Primero de Mayo y la carrera 30 para manifestar su rechazo a la más reciente decisión de la mandataria, informó Blu Radio. 

En el sector de Antonio Nariño, los negocios más afectados son los de venta de repuestos para vehículos, implementos para motos y talleres de mecánica, añadió esa emisora.

El gremio de motos está preocupado y todo el comercio porque estas cuarentenas nos están acabando. Aquí nos organizamos con medidas de bioseguridad, es una gran inversión; sin embargo, salimos de una cuarentena y entramos a otra. Es injusto”, indicó un vocero, a esa frecuencia radial. 

Entre tanto, en la localidad vecina de Puente Aranda, las manifestaciones se conforman principalmente por trabajadores de industrias de textiles, venta de ropa y manufactura de zapatos, agregó Semana. 

Nosotros salimos a protestar porque apenas hace una semana estábamos en cuarentena. Trabajamos algunos días y nos vuelven a encerrar; tenemos deudas, pago de nóminas, arriendos y no hay manera. La situación para nosotros es muy compleja”, apuntó a ese medio, José Rocha, uno de los comerciantes afectados. 

Este jueves, la alcaldesa Claudia López confirmó que la última etapa de cuarentena estricta aplicará desde el 16 hasta el 30 de agosto en las localidades de Chapinero, Santa Fe, Candelaria, Usaquén, Teusaquillo, Puente Aranda y Antonio Nariño. 

En esas zonas de Bogotá se mantendrán las medidas estrictas de seguridad y se podrá salir a la calle para comprar bienes básicos y alimentos, o por situaciones de emergencia. Además, solo una persona por familia puede abastecerse. También habrá toque de queda, que regirá desde las 8:00 de la noche hasta las 5:00 de la mañana del siguiente día.