Aristizábal expresa su malestar en una columna que escribe en La República, en la que se queja de que “nunca antes el periodismo había estado tan arrinconado”, porque “incluso hacer una pregunta resulta exponerse a un pabellón de fusilamiento”.

Pese a que en la parte introductoria de su escrito la comunicadora esgrime varias razones para probar que “el noble oficio del periodismo ha quedado a merced de la voracidad de una agenda absorta por la polarización”, su objetivo queda claro al final: reclamarle al subdirector de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP).

¿Y por qué le reclama Aristizábal a la FLIP? Por una entrevista que le hizo el subdirector de Noticias RCN, José Manuel Acevedo, al abogado Diego Cadena, señalado por la justicia de sobornar testigos para que declararan a favor del expresidente Álvaro Uribe.

Pese a que en esa entrevista de Acevedo, que salió al aire el domingo pasado, el periodista le hace 11 preguntas al abogado, el subdirector de la FLIP asegura que Noticias RCN “le abre micrófono a Cadena”, lo que significa en el argot periodístico que lo dejó hablar a sus anchas.

Si se revisan las preguntas que Acevedo le hizo a Cadena, se entiende el fastidio de Aristizábal:

  • “Abogado, hablemos de uno de los testigos que lo enredan a usted y que enredan por supuesto al expresidente Álvaro Uribe: Carlos Henrique Vélez. Siete, diez o doscientos millones de pesos. Hay discrepancias entre lo que dicen los testigos, lo que dice usted y lo que dice la Fiscalía que se le dio a ese exparamilitar. La pregunta es ¿de qué bolsillo salió esa plata y cuánto finalmente le pagó usted, abogado?”.
  • “Le pregunto: ¿A cuenta de qué lo iba a ayudar usted por razones humanitarias, como también ha sostenido en otros espacios y en la propia Corte? Y alguien dirá: si quería hacer caridad el abogado Diego Cadena, había otras fundaciones o personas que necesitaban mucho más de esas ayudas…”.
  • “Pero es que la Fiscalía es la Fiscalía y usted es un particular, y entenderá que la Fiscalía tiene programas de protección de testigos y los particulares como usted… pues genera suspicacia y eso es lo que dice la Corte Suprema de Justicia, que anden por ahí repartiéndole plata a testigos como el señor Carlo Henrique Vélez ¿Qué responde?”.
  • ¿Es verdad que Uribe le reclamó también, y así lo dice, insisto, el expresidente ante la Corte Suprema, por haber mandado esa carta del exparamilitar Carlos Henrique Vélez escrita por usted en un papel que llevaba el membrete de su oficina de abogados? ¿Uribe le hizo ese reclamo también?”.
  • “¿Por qué no le contaba [a Uribe] lo que estaba haciendo, cada una de esas gestiones que estaba haciendo de manera pormenorizada?”.
  • “Déjeme entonces precisarle: ¿usted le ofreció al exparamilitar Juan Guillermo Monsalve, como dice la Corte en la página 468 de su reciente auto [el que ordenó la detención de Uribe] que ‘En nombre de Uribe que contara con su ayuda; que él era serio; que no lo dejara solo; que le ponía bien una habitación; que lo entraban a la JEP’. ¿Eso se lo ofreció a Monsalve?”.
  • “Pero con todo respeto le digo que este no es un problema de estatura. ¿Usted ejerció presión a Juan Guillermo Monzalve a través de la madre de ese testigo, como también se advierte en algunas partes del auto?”.
  • “La gente que lo oye puede estar creyendo en este momento que usted se está inmolando en favor del expresidente Uribe. ¿Qué piensa de esa hipótesis de que usted está poniendo su pellejo para salvar el de Álvaro Uribe?”.
  • “Hay uribistas que dicen que por su culpa y por sus ligerezas o por sus conductas es que tienen a Uribe detenido preventivamente. ¿Qué les respondería a quienes piensan así?”.
  • “La justicia ha dicho que Iván Cepeda no compró testigos, a pesar de lo que sostenía el expresidente Álvaro Uribe, y fue en ese momento en que Uribe pasó de denunciante a denunciado. Pese a esto, ¿usted cree que el senador Iván Cepeda sí sobornó testigos?”.
  • “Quiero decirle que después de todas estas preguntas que le he hecho, mucha gente que lo está viendo y oyendo de todas maneras sigue con dudas y dirá: ‘Nos cree bobos el abogado si cree que pensamos que Cadena y Uribe nunca se hablaban de los detalles de estos pagos y de estos hechos’. ¿Usted qué le diría a la audiencia que piensa esto y después de sus respuestas sigue sin creerle”.

Para Aristizábal, la persona que debería estar señalando los hechos que ponen en riesgo el oficio, o sea el subdirector de la FLIP, “se dedica a calificar las agendas noticiosas e insinúa que hay intereses políticos”. Y le dice: “Señor Bock al menos siéntese a ver el contenido: entrevistamos al abogado Cadena, que es distinto a ‘abrirle el micrófono’, y como parece que aún no ha visto la nota, le cuento que fue una interpelación intensa y rigurosa”.

“Si cae en el facilismo de atacar un medio, no se llame defensor de la prensa. ¿O acaso pretende que los medios practiquen la nociva autorregulación y se priven de entrevistar a los protagonistas de las noticias por darle gusto a mentes cerradas? […], ¿qué tanto de lo que usted dijo es una conclusión real y que tanto es fruto de sus prejuicios?”, se pregunta la periodista, y remata: “Esa coletilla arbitraria la hubiera esperado de muchos, pero jamás del subdirector de la Flip, no sea promotor del fuego amigo, recuerde que nunca una prensa malherida ha contribuido a una democracia justa ni a una sociedad libre”.

Este es el trino del subdirector de la FLIP: