El desalojo, cuenta la denunciante, ocurrió este lunes primero de marzo sobre las 9:00 de la mañana, en su casa, en el municipio de Madrid, Cundinamarca.

Abril le contó a este medio que gracias a la acción de su abogado Daniel Torres —que tomó su caso al ver los videos virales de la invasión de su casa — las autoridades llegaron al predio para evacuar a los migrantes venezolanos que estuvieron viviendo allí durante varios meses sin pagarle arriendo.

Después del operativo, que tuvo lugar en la carrera 21 a número 6-08 sur, en el sector de San Carlos, Abril le dijo a Pulzo que de su casa salieron muchas personas en bicicletas, “unas 14, aproximadamente”, que le dejaron varias deudas.

La mujer agregó que cuando salieron dejaron todas sus cosas tiradas y que ella tuvo que sacarlas del inmueble prácticamente sola. En su diálogo con este medio, sostuvo que aunque los vecinos se han quejado del comportamiento de los invasores, en el desalojo no la ayudaron pues, según ella, “los tienen amenazados”.

(Lea también: ¿Qué pasó con venezolanos que fueron desalojados de casa invadida cerca de Bogotá?)

La mujer reiteró su denuncia sobre el origen de los invasores. Sostiene que, según las autoridades, “efectivamente eran migrantes venezolanos y estaban indocumentados”.

Manifestó que muchas personas en el sector sabían que estaban delinquiendo y que consumían drogas en plena calle, por lo que aseguro: “Me da miedo volver a la casa”, sobre todo por la negligencia que ha denunciado por parte de las autoridades.

¿Cómo quedó la casa invadida por venezolanos?

Isabel Abril le contó a este portal que después del operativo de desalojo tuvo que soldar la puerta para que nadie vuelva a entrar.

Además, el frente de su casa quedó con las pertenencias de los invasores regadas, pues ellos las dejaron tiradas.

Al hablar de cómo encontró el predio, fue contundente: “Eso está terrible; está hecho un asco […] Pareciera que vivieran indigentes, olía horrible.

Pese a que en un principio había denunciado que estaban destruyendo su casa, dijo que no halló daños estructurales, aunque sí dejaron varios vidrios rotos, mucha basura, y —según ella— marihuana.

Agregó que hay que volver a pintar las paredes, se deben arreglar los pisos, reemplazar el inodoro y reparar la cocina.