Solo que para hacerlo empleó un símil con el que comparó al presidente Iván Duque con un grupo de especies que se caracterizan por tener dos sexos en uno.

“No tiene norte, nadie sabe qué piensa, es totalmente neutro, como hermafrodita”, respondió el alcalde Hernández a la pregunta de un ciudadano durante un ‘live’ de Facebook, que también se emitió a través de YouTube.

Si bien Hernández tal vez quiso decir a su manera que el gobernante tuvo un primer año sin un rumbo definido, especialmente en la solución de los temas estructurales del país, el término “hermafrodita” redujo a Duque al nivel de las estrellas de mar, los caracoles y hasta de las lombrices de tierra.

En todo caso, el alcalde Hernández no profundizó más en el supuesto hermafroditismo del presidente Duque. Menos mal, porque  de lo contrario lo habría llevado a comentar sobre un presunto dimorfismo sexual e incluso mencionar una supuesta intersexualidad difícil de aplicar a los quehaceres habituales del presidente

No obstante, el alcalde Rodolfo Hernández subrayó en la misma respuesta que para él “el impacto del presidente sobre el devenir nacional y lo que prometió en la campaña, que era darle duro a la corrupción, cero. Para mí, desastroso”.

El alcalde de Bucaramanga ha estado en el ojo del huracán, en repetidas ocasiones, por sus polémicas actuaciones, poco usuales en funcionarios públicos.

Una vez, por ejemplo, llamó “lavaculos de la politequería” a un veedor que le pedía no talar los árboles de un parque de la capital de Santander.

Así mismo, le dijo “bruta” a la concejal Sonia Navas por confundir el VIH con LGTBI, sin contar la vez que agredió al concejal Jhon Claro en una reunión, o que calificó de “barrigones gordos” a los bomberos de su ciudad.

Incluso, el polémico gobernante de los bumangueses exaltó los ánimos cuando aseguró que las venezolanas son “fábricas de hacer chinitos pobres“.