En días pasados, se conoció que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA se estaba planteando visitar el país por cuenta de las denuncias de abusos y excesos durante las manifestaciones que ya completan un mes.

El Gobierno respondió enviando mensajes confusos a través de Marta Lucía Ramírez, vicepresidente y nueva canciller, luego del viaje que hizo a Washington. Primero dijo que no era el momento, luego que debía esperar algunas semanas y en las últimas horas dijo que las puertas estaban abiertas en todo momento.

Luego de eso, el mandatario participó en el ‘Diálogo Interamericano y el Centro Wilson’, en donde los panelistas le preguntaron cómo veía “el posible papel de un grupo profesional externo independiente para estudiar a fondo muchas de las complejidades y múltiples facetas de la situación actual”.

Ante eso, Iván Duque contestó:

“Colombia es una democracia vibrante y es un país de instituciones independientes. Nosotros no solamente estamos comprometidos a la protecciones de los derechos humanos sino que siempre hemos sido lo suficientemente transparentes como para recibir la vigilancia no solamente de nuestras instituciones nacionales sino de instituciones extranjeras”.

Luego, el jefe de Estado mencionó que el país comparte programas con la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas por lo Derechos Humanos, y que tiene una sede en Colombia desde 1996.

También dijo que la Presidencia tiene un comisionado similar que hace reuniones constantes con líderes sociales e insistió en que antes de la vigilancia internacional, las entidades nacionales debían hacer su trabajo:

La oficina del defensor del Pueblo, de la procuradora general y la Fiscalía tienen que cumplir su labor y al decir esto nosotros sabemos cuáles son las responsabilidades fundamentales y cuáles son las responsabilidades complementarias, y obviamente estamos abiertos a cualquier tipo de escrutinio que se base en un criterio objetivo”.

En su respuesta, Duque también reconoció que “se han presentado históricamente abusos por parte de la Fuerza Pública”, pero dijo que el país “ha evolucionado de manera continua y ha convertido los derechos humanos en una de las principales características de la formación de militares y policías”, y añadió que su administración a trabajado para que esa capacitación se dé en todos los niveles de las academias.

Puntualmente, sobre los casos de abusos, Duque señaló:

“¿Cuántos procedimientos policiales se realizan en Colombia anualmente? Más de 30 millones de acciones policiales y ¿Cuántas acusaciones de abuso hemos recibido en los últimos años? Hay años en donde hemos recibido 4.000, 3.000, 2.000 y eso refleja que no es una conducta sistémica, pero si se llega a presentar tenemos una política de cero tolerancia y esta se activa inmediatamente. Esa es la razón por la que hemos visto las investigaciones y además condenas severas para todos los que han actuado por fuera de la ley”.

Entre los ejemplos, citó el caso de Javier Órdóñez, y lo comparó con el caso de George Floyd en Estados Unidos, en relación con que la justicia “actuó rápidamente” para judicializar a los responsables.

Reforma a la Policía Nacional

En la conversación, el Iván Duque también dijo que presentó ante el Congreso una “reforma de la Policía Nacional encaminada a que el servicio prestado en las calles en materia de seguridad ciudadana se base en elevar esos estándares en los niveles más altos”.

Entre los elementos que mencionó para ello están las “cámaras corporales para identificar el nombre, el rango de los oficiales, y tener una política de trazabilidad balística muy clara que funciona en muchas de las ciudades y lo vamos a extender a todo el país”.

El presidente continuó explicando que “si existe un solo elemento de que la arma ha sido utilizada, la trazabilidad se activa para conocer las circunstancias en las que esa arma de dotación ha sido activada y esos elementos son importantes, así como decir que tenemos 80 investigaciones de posibles abusos cometidos en las ultimas 4 semanas”.

Sobre esos procesos abiertos, detalló:

“Hemos compartido esta información con todas las instituciones que quieren saber cómo nos hemos comportado, inclusive en posibles investigaciones que se puedan presentar más adelante y si no hay una respuesta por parte de las autoridades colombianas también podemos compartir una respuesta de manera abierta porque no tenemos nada que ocultar; somos una democracia, somos un país que se basa en sus instituciones con una política de cero tolerancia, pero siempre existe el sentimiento de que los integrantes de las Fuerzas Militares y la Policía trabajan todos los días comprometidos para proteger los derechos de todos los colombianos”.

Esta fue la conversación del presidente en el evento, en donde tocó varios puntos relacionados con el paro nacional: