Se trata del artículo 91, que proponía implementar “instrumentos de captura de valor” para aquellos ciudadanos que dejaran sus vehículos en vía pública.

El Concejo de Bogotá negó ese punto, indicó en un boletín, con 27 votos en contra y 17 a favor, siendo el único artículo que le fue denegado al Plan de Desarrollo de López.

Cuando aún era alcaldesa electa, López manifestó que ella no podía regular precios a los parqueaderos porque se trataba de un “negocio privado”, pero sí podía imponer precios para el parqueo en vía pública. La cifra que se decretaría para parquear en espacio público se volvería una tarifa mínima para el mercado.

Sin embargo, no obtuvo la aprobación necesaria para llevar a cabo su idea.

Pero, pese a ese freno, el Concejo aprobó el resto del Plan de Desarrollo que además tumba la creación de la troncal de Transmilenio por la Séptima y permite un “operador público” para ese sistema de transporte.

Precisamente esos puntos polémicos fueron dos de los que recibieron un debate “especial”, según el Concejo de Bogotá.

La discusión donde finalmente se aprobó el plan de López, que duró casi 15 horas, se hizo de manera semipresencial este domingo.