Para él, solo hay hombres y mujeres; que un hombre se comporte como mujer (o al contrario), dijo el profesor, son solo conductas “que estudian los psicólogos”, y, por lo mismo, no hay cabida a la discusión de género.

“Esas discusiones de género son estúpidas en todo sentido. O es uno o es otro. Género solo hay dos: masculino y femenino ¡punto! Que usted tenga una aberración es otra cosa, pero usted sigue siendo hombre anatómicamente”, declaró ante sus alumnos.

Silva incluso relacionó la homosexualidad con el hecho de criarse con mujeres, o con “traumas” que quedaron de una violación.

 “Entonces los que se sienten muy como hombres y quieren ser mujeres, si tienen plata, se mandan a hacer todo como mujeres. Pero finalmente son hombres. Hay gente que es tan aberrada que sabe que fue hombre, se convirtió en mujer y van y se casan; eso es tener una aberración, eso es ser uno más aberrado que el otro”, agregó.

Además aseveró que el que crea que hay otro género, diferente al masculino o femenino, “está equivocado”.

El comentario homofóbico del profesor, que se volvió viral, por supuesto indignó a la comunidad LGBTI y a miles de usuarios de redes sociales, que rechazaron la discriminación.

Ante los cuestionamientos, la Universidad Distrital emitió un comunicado en el que asegura que la posición de Silva no representa la de la institución.

“Las directivas de la Universidad, en cabeza de su rector y vicerrector académico, ofrecen excusas a la comunidad universitaria, a la comunidad LGBTI y en general a toda la ciudadanía por los efectos negativos que estas declaraciones hayan podido causar. La Universidad Distrital Francisco José de Caldas respeta la libertad y la diversidad, y va en contra de cualquier acto de discriminación basado en la orientación sexual y/o identidad de género de las personas”, se lee en el documento.

Finalmente, el rector de la Distrital, Ricardo García, se pronunció por su cuenta de Twitter, y aseguró que la universidad, contraria a Silva, tiene conductas que buscan abolir los comportamientos homofóbicos.