Uno de esos uniformados contó, en Noticias Caracol, que una turba enfurecida lo atacó a piedra luego de que detuviera a un hombre cerca de una estación de Transmilenio.

“Estábamos en la estación Molinos, en Usme, cuando fuimos a requisar a una persona sospechosa, y al momento de trasladarla a la URI la comunidad nos empezó a tirar piedra para que no lo ingresáramos”, aseguró Kevin Lora, en el noticiero.

La misma situación vivió el policía David Martínez cuya labor, según narró en el informativo, era la de proteger a usuarios del SITP en la avenida Jiménez. “De ambos lados me tiraban rocas hasta que me golpearon en la rodilla”, aseguró.

Otro que también fue víctima de la agresividad que se vivió en el paro fue Jorge Páez, un policía que dijo en Caracol que si no es por el “apoyo de los compañeros de la Sijín” la situación habría desatado una tragedia, ya que un grupo de revoltosos los tenían acorralados.

El noticiero confirmó que, de acuerdo con el listado de la Policía, en total fueron 341 uniformados los que resultaron heridos, y que varios de ellos están incapacitados.

Al respecto, el coronel Roberto Sánchez, comandante de Policía en Usaquén, dijo a ese medio que hay varios policías que continúan hospitalizados, y cuestionó los actos de violencia en los que se dieron esos hechos.

No obstante, Caracol también llamó la atención sobre las denuncias y quejas debido al uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía, y entre esos casos se cuentan los de varias mujeres agredidas brutalmente por el Esmad, así como el caso del joven Dilan Cruz, que se encuentra grave en un hospital luego de ser impactado por un artefacto que disparó un agente de esa fuerza antidisturbios.

Este lunes, la Policía y Migración Colombia confirmaron que 59 ciudadanos venezolanos serán expulsados del país por haber cometido actos de vandalismo en la ciudad.