La decisión la tomó el inspector Carlos Arturo Monroy, el pasado 26 de octubre, y en el documento, que publicó un dirigente, se pide que la Unión Sindical Obrera “desmonte la valla publicitaria contra Álvaro Uribe Vélez”, que fue instalada hace poco más de un mes en la avenida del Ferrocarril (calle 52 con carrera 24), en Barrancabermeja (Santander).

Al respecto, el presidente de la USO, Edwin Palma, dijo citado por Blu Radio que el sindicato considera que “tanto la parte emotiva como resolutiva adolece de algunos argumentos constitucionales”, y que por eso se dará la pelea en otras instancias para mantener la valla como está.

“[…] los vamos a alegar en los respectivos recursos y, como siempre hemos dicho, seremos respetuosos de las decisiones de las autoridades, por ahora no vamos a desmontar la valla”, anunció Palma, de acuerdo con la frecuencia.

Otro de los que se pronunció por esta orden fue el dirigente Daniel Sossa, que en su cuenta de Twitter compartió el documento de la inspección de Policía y aseguró que van “a defender la libertad de expresión”.

“Lamento que la administración se haya involucrado en este tema”, señaló Sossa.

Valla contra Uribe desató polémica porque le dicen “bandido”

La pelea por esta valla parece no terminar con la orden policial para desmontarla, pues fueron los dirigentes del partido Centro Democrático los que, dijo la frecuencia, solicitaron a la Alcaldía de Barrancabermeja que se bajara esa publicidad de allí.

La molestia de los simpatizantes del expresidente Álvaro Uribe tiene que ver con que en la valla hay un mensaje que avivó la polémica, y es que allí aparece la foto del político con el número de preso con el que fue reseñado.

“No es persecución política. Tiene ese número por bandido”, se lee en el cartel, foto que subió Palma asegurando que fue la subdirectora del sindicato la que la instaló.