Durante la presentación del informe anual sobre los Derechos Humanos en Colombia, Brunori señaló que el 19 % de los nacidos entre el primero de enero y septiembre de 2019 fueron hijos de mujeres menores de 19 años, y agregó:

“Que el Estados garantice el pleno acceso a los derechos sexuales y reproductivos es esencial para evitar la alta incidencia de embarazos en adolescentes y sus consecuencias”.

En ese sentido, el representante de la ONU para Colombia manifestó la “preocupación” por el proyecto de ley 11 de 2019, que “busca regular objeción de conciencia en los casos de aborto, eutanasia y unión de parejas del mismo sexo”, pero en particular “busca que los trabajadores de salud puedan invocar principios morales para denegar la asistencia médica”.  Eso, según Brunori, podría afectar a las mujeres “en el acceso al derecho de la salud”.

“Durante el 2019 el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer recomendó al Estado colombiano que […] apruebe una ley que legalice el aborto en los casos de violación, incesto, riesgo para la salud física o mental o la vida de la mujer embarazada y malformación grave del feto, y despenalice el aborto en todos los demás casos”, aseguró.

Brunori aseguró que hizo esa referencia a propósito de la discusión que hay en la Corte Constitucional que estudia si despenalizar el aborto durante los primeros 4 meses, como lo pidió el magistrado Alejandro Linares en su ponencia.

Por esa posición, en Twitter se volvió tendencia el ‘hashtag’ #FueraONUdeColombia con el que muchas personas rechazaron la legalización del aborto.

Ese debate ha provocado que varios sectores conservadores, como el uribismo, se planteen medidas como un referendo para evitar que esa práctica se lleve a cabo en Colombia.