Así, de las 966 camas de UCI en la capital, 748 se encuentran ocupadas por pacientes con COVID-19. De esas, 146 son de casos confirmados y 602 de pacientes que probablemente tienen el virus, detalló el Observatorio de Salud de Bogotá. 

El repentino aumento en tan solo 48 horas se debe al retiro de 30 camas de UCI que fueron desmontadas por falta de personal de atención requerido, agregó la alcaldesa Claudia López.

Por auditoría de la Secretaría de Salud se verificó que 30 UCI de dos IPS privadas no cuentan con todo el equipo humano adecuado y fueron retiradas del inventario de UCI disponibles. Por eso, y no por incremento de pacientes graves, subirá temporalmente índice de ocupación UCI”, apuntó la mandataria, en su cuenta de Twitter. 

Claudia López ya había advertido que de llegar al 75 % de ocupación decretaría la alerta roja en Bogotá, lo que implicaría volver a medidas de confinamiento extremo. 

Sin embargo, este martes, el Gobierno Nacional designó más de 300 ventiladores para Bogotá, con los que se abastecerán las unidades de cuidados intensivos. 

Con estos equipos, la alcaldesa, junto al ministro de Salud Fernando Ruiz, descartó una alerta roja de la ciudad para el mes de julio. 

La capital continúa siendo el foco de contagio más grande del país. De acuerdo con el más reciente informe del Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud (2 de julio), Bogotá suma 32.726 de los 106.110 casos confirmados de coronavirus en Colombia.