Según explicó el gobernador Nicolás García, el nuevo toque de queda en Cundinamarca arrancará desde el martes 6 de abril e irá hasta el próximo lunes 19, en un horario de entre las 12 de la noche y las 5 de la mañana para cada día.

García dijo que esta medida restrictiva para la movilidad se debe implementar “de la mano de los 116 alcaldes y alcaldesas”, y reiteró que la intención es prevenir la ola de contagios que incrementó en esta Semana Santa.

“No podemos confiarnos, y debemos seguir implementando acciones para evitar un tercer pico de contagios en el departamento”, agregó.

El gobernador dio un “parte de tranquilidad pero no de confianza”, pues advirtió que aunque Cundinamarca registra un avance del 99,55 % en cuanto a vacunación, de todas formas hay que seguir adoptando todas las medidas de bioseguridad para prevenir nuevos contagios.

Además de eso, García reportó “una ocupación de camas de cuidado intensivo del 44 %”, y pidió a la ciudadanía protegerse ya que al finalizar la Semana Santa se movilizaron cerca de “un millón y medio de vehículos por carreteras del departamento”.

A estas medidas para el departamento se suman las que alista la Alcaldía de Bogotá, que lanzó un plan de cuarentenas que deberá ser aprobado por el presidente Iván Duque.

Según anunció la alcaldesa Claudia López, a la ciudad regresaría la medida del pico y cédula, y su idea es que haya una cuarentena generalizada desde el jueves 8 de abril, a las 10 de la noche, hasta el lunes 12, a las 4 de la mañana.

Esta restricción se repartiría desde el jueves 15 hasta el 19 de abril, en lo que la alcaldesa denominó un esquema de cuatro días laborales y tres de confinamiento.