La Fiscalía señaló en un comunicado que los capturados, junto a otro hombre que aún no ha sido detenido, observaron a los 5 jóvenes y, “sin mediar palabra”, les dispararon con armas de fuego. A uno lo atacaron con arma blanca.

Una de las hipótesis que maneja el ente acusador es que los sospechosos tendrían la intención de evitar la presencia de los jóvenes, entre los 15 y 17 años, en el cañaduzal de Cali que frecuentemente ellos visitaban para cazar y comer caña.

Al respecto, el general Óscar Atehortúa, director de la Policía Nacional, dijo en Blu Radio que los sospechosos acusaban a los menores asesinados el 11 de agosto de ser delincuentes, aunque para las autoridades los jóvenes eran simples transeúntes.

Los uniformados, aseguró el general en la radio, tienen pruebas “contundentes” para acusar a los detenidos de la masacre, y serán llevados ante un juez de control de garantías para imputarles los cargos.

El presidente Iván Duque también se pronunció, en rueda de prensa, sobre estas capturas y señaló: “El que la hace la paga”.

“Llegamos hoy con un mensaje y es que la justicia les llega a las familias. Sabemos que ninguno de estos hechos les va a devolver a sus hijos, pero el clamor de justicia en un periodo corto ya se está logrando. Seguiremos enfrentando con toda la determinación el crimen organizado”, dijo Duque.

A continuación podrá ver un video del operativo donde la Policía detuvo a los sospechosos: