Los niños eran amigos y estaban desaparecidos desde horas de la mañana de este martes, detalló´el alcalde de la capital del Valle, Jorge Iván Ospina, citando testimonios de familiares.

El burgomaestre también anunció que se ofrecería una recompensa, de monto todavía no especificado, por información sobre los autores de la masacre.

El secretario de Seguridad de Cali, Carlos Alberto Rojas, dijo a El País de Cali que “los jóvenes y sus familias vivieron en barrios del jarillón del río Cauca” y habían sido reubicados en el barrio Llano Verde “por estar en una zona de alto riesgo ambiental”.

Versiones tempranas divulgadas por ese diario sostenían que 4 de los cuerpos estaban en el sembradío de caña y una más cerca de un colegio. También dijo que sus cuerpos tenían señales de degollamiento, pero luego se limitó a decir que tendrían “signos de tortura”.

Esta es la ubicación aproximada del lugar de los hechos: