Duque escribió en su Twitter que quería destacar la labor de quien hasta hoy se desempeñó como jefe del Ministerio de Justicia, que, según el jefe de Estado, impulsó la cadena perpetua para violadores de niños y avanzó en la política carcelaria.

“La Dra Margarita Cabello, una gran mujer al servicio de la rama judicial. Ha sido jueza, procuradora delegada y presidente de la Corte Suprema de Justicia. Reconocemos y agradecemos su labor en el Gobierno y su trabajo por una justicia más eficaz y cercana al ciudadano” agregó el presidente. 

Hace apenas unos días, Duque oficializó que Cabello era su candidata para reemplazar a Fernando Carrillo, saliente procurador general de la Nación.

Con la ahora exministra compiten Wilson Ruíz, exmagistrado que fue seleccionado por la Corte Suprema de Justicia y Juan Carlos Cortés, exviceprocurador ternado por el Consejo de Estado.

No obstante, de acuerdo con Noticias Caracol, sería Cabello la que tendría la mayoría de votos, pues cuenta con el respaldo del partido Conservador, Cambio Radical, La U y el Centro Democrático (pese a que estaban molestos con ella por la detención de Álvaro Uribe, según Darcy Quinn y Camila Zuluaga).

El partido Liberal, dijo Caracol Radio, también se inclinaría por la candidata de Duque, pese a que recientemente dio un discurso en contra del Gobierno.

Darcy Quinn, periodista de esa emisora, señaló que el anuncio del apoyo a la exministra causó molestia en las cortes, pues los partidos políticos ni siquiera han escuchado a los otros candidatos. A eso se suma que Arturo Char, presidente del Senado, quiere hacer la votación cuanto antes, dice Quinn, sin darles tiempo a los candidatos a hacer “campaña”.

“Así las cosas, se elegiría una procuradora casi que 5 meses antes de que el actual procurador deje el puesto […]. Se supone que esa elección sería en octubre, si se hace ahora, ahí solamente una palabra detrás: mermelada. Sí, señores, volvería la mermelada, que es la que se estaría dando desde el Gobierno para lograr la elección de Margarita Cabello”, dijo la comunicadora.

El “problema”, de acuerdo con Quinn, es que el presidente “queda con fiscal, procurador y defensor [del pueblo]”, por lo que ella se pregunta si los órganos de control no tendrán independencia.

El problema no es para él [Iván Duque]”, añade Gustavo Gómez.