Precisamente la detención domiciliaria de Álvaro Uribe fue “la gota que derramó la copa” de los uribistas, dijo Quinn, pues el Centro Democrático tampoco está satisfechos con “muchos nombramientos”, ni con el hecho de que el presidente Iván Duque no respaldara la asamblea constituyente que propuso el partido para reformar la justicia.

“Sienten que [Duque] no hizo lo suficiente para salvar a Uribe, que no se movió con anterioridad, que sus pronunciamientos son demasiado tarde. Por qué no mandó a Margarita Cabello, ministra de Justicia, es lo que dicen ellos [los del Centro Democrático], a hacer algo. Ella salió de la Corte Suprema de Justicia, debió evitarle a Uribe esta situación”, dijo la periodista en Caracol Radio.

La comunicadora, para muchos, la mejor informada del país, agregó que la molestia contra Cabello es “muy muy grande”, y que incluso el partido no apoyaría su nominación para ser la próxima procuradora general, porque, de acuerdo con Quinn, la colectividad siente que “no le consultan nada”.

“Todos estos motivos unidos han hecho que ellos [el Centro Democrático] se encuentren muy molestos con el presidente Duque. Incluso, la propuesta de la constituyente los tienen a punto de irse a la independencia, porque el presidente Duque tampoco los acompañó“, manifestó la periodista.

En el mismo sentido, Camila Zuluaga, en la sección Código Caracol, de Noticias Caracol, aseguró que la relación del jefe de Estado con el partido de Gobierno “está pendiendo de un hilo”, y también se refirió a los nombramientos y a la molestia con la ministra de Justicia, por el caso de Uribe.

“Desde hace mucho tiempo hay un sector del partido [Centro Democrático] que está muy molesto con el presidente Duque, porque consideran que solo ha nombrado amigos suyos que no representan a la colectividad. Por eso hubo voces que llegaron a plantear, en una reunión, la posibilidad de que el partido se declare en independencia del Gobierno”, dijo Zuluaga.

Finalmente, Quinn concluyó diciendo que el partido uribista sí está unido, pero entorno al expresidente Uribe y no a Duque, y que le querían manifestar esas molestias al mandatario, en una reunión, pero que él no fue y en su lugar envió a la ministra del Interior, Alicia Arango.