Esto, después de descubrir que miles de viajeros que iban hacia Girardot estaban tomando la carretera que pasa por el municipio, ya que esta no tenía puestos de control de la Policía, informó Noticias Caracol. 

Las barricadas lograron que 470 carros quedaran atascados en un monumental trancón, hasta que llegó la Policía, instaló un punto de control y obligó a los conductores a regresar a Bogotá, añadió ese medio.

Los habitantes de Tena dicen que no es justo que mientras ellos están encerrados, les lleguen personas de afuera posiblemente a transmitirles el virus. 

Que echen para su casa; están viniendo de Bogotá a traernos el contagio. Nosotros nos estamos cuidando y los turistas nos vienen a perjudicar a nosotros”, indicó Miller Serrano, habitante del municipio, en diálogo con ese informativo. 

Ante los inconvenientes vistos en ese sector de Cundinamarca, el secretario Departamental de Movilidad, Jorge Godoy, detalló que, si bien las carreteras son de libre tránsito, las entradas a los pueblos están prohibidas para aquellos que no estén dentro de las excepciones del Gobierno Nacional por la cuarentena. 

Tuvimos un inconveniente; la gente empezó a buscar vías alternas sin puntos de control. Ayer pudimos encontrar cómo estaban usando esas rutas. Tuvimos una fila en donde fueron devueltos 470 vehículos. Hoy ya vamos más de 70 multas e inmovilizaciones”, añadió el funcionario, en ese noticiero. 

Asimismo, sentenció que los puntos de control fueron ampliados a través de todo el departamento, con el fin de atajar a los irresponsables que están saliendo de Bogotá por el puente festivo del 7 de agosto. 

Siempre hemos tenidos alrededor de 300 puntos de control de la Policía de Tránsito. Ahora, ya tenemos 40 nuevos puntos en lugares donde sabemos que la gente está tratando de movilizarse”, concluyó el secretario de Movilidad de Cundinamarca, en conversación con Noticias Caracol.