El director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas, comunicó que la recompensa por dar con los responsables del ataque a bala contra Lucas Villa, Andrés Felipe Castaño y Javier David Clavijo, pasó de 50 a 100 millones de pesos.

“Esperamos que por favor todas las personas del Eje Cafetero nos den información. La información que tenemos es que Lucas Villa es el símbolo de la manifestación pública y pacífica en esa zona del país”, dijo el general.

Mientras tanto, el líder estudiantil que durante las protestas saludó a los policías, bailó, cantó y reclamó por el derecho a la vida sigue bajo pronóstico reservado en el Hospital San Jorge de Pereira.

Su estado es crítico, de acuerdo con el más reciente parte médico, aunque el joven ha respondido bien a varios de los tratamientos médicos. Los galenos, además, descartaron que Villa tenga muerte cerebral.

Andrés Felipe Castaño (de 17 años), por su parte, evoluciona rápidamente después de dos cirugías riesgosas que le hicieron. El menor ya despertó, aunque sigue en una unidad de cuidados intensivos del Hospital Los Rosales, de la capital de Risaralda.

Del otro herido, en cambio, se conoce poco, aunque RCN Radio señaló que ya salió del hospital.

El ataque en el viaducto de Pereira sucedió en la noche del 5 de mayo, cuando los jóvenes terminaban una manifestación pacífica. Civiles les dispararon, al parecer, desde un carro.