El perro, aparentemente, fue metido en una caja de cartón rotulada con una hoja blanca en la que se leen los detalles del destinatario en la capital de Santander: “Calle 5 # 37-55, Centro, Papelería San José, Maritza Ramírez”.

En imágenes que se conocieron en redes sociales, de las que se desconoce su autenticidad, se ve que el animal habría sido atado por sus patas con lo que parece ser cinta transparente, en una posición que debió ser una verdadera tortura para él. Además, tuvo que soportar el calor y la falta de aire, no solo dentro del empaque de cartón, sino en el vehículo que lo llevó.

Al tiempo que crece el estupor por la crueldad del hecho, también surgen preguntas que las autoridades encargadas de la protección de los animales deben responder.

Por ejemplo, si los operarios de la empresa que estuvo a cargo del transporte no notaron nada extraño (movimientos desesperados o aullidos, por ejemplo) cuando acomodaron la caja en el vehículo que la transportó.

Sin embargo, la Policía tiene dudas sobre la denuncia que hizo un usuario en Twitter, que se identifica como rescatista de animales y director de una fundación que ayuda a perros y gatos abandonados.

“Se verificó en dos sitios y en la dirección que aparece en la caja. Allí no existe esa papelería y tampoco ha llegado nada.Igualmente se verificó con la persona que envió las fotografías por los grupos y dice que no sabe porque solo reenvió la información. La caja donde supuestamente viajaba el perro tampoco aparece”, explicó la teniente Lucy Salcedo, jefe de la Policía Ambiental de Bucaramanga, a Blu Radio.

Entre tanto, desde el Centro de Atención Animal de Santander le dijeron a la emisora que el origen de la foto, los hace pensar “que es una burla que están haciendo a la opinión pública” porque no se tiene razón de este hecho y “solo existe la foto”.

No obstante, en redes sociales, varios ciudadanos indignados informan que están en las pesquisas para dar con los responsables y denunciarlos por el execrable hecho.