El pequeño, que vivía con su mamá y sus hermanos en una humilde vivienda en el barrio Quiba, quedó herido en ese lugar que es frecuentado por niños de la zona, informó Noticias Caracol.

Fueron precisamente varios menores que estaban cerca de la loma los que se dieron cuenta que su compañero estaba lesionado, señaló el informativo, que añadió que el niño de 8 años tenía una herida en su pecho por un objeto cortopunzante.

Una de las hipótesis que se manejan sobre este suceso es que, luego de terminar de jugar, el infante se dio cuenta de que tenía una lesión que pudo adquirir con un elemento que estaba en el suelo de la pendiente, indicó el noticiero.

La otra posibilidad, citada por el mismo medio, consiste en que una persona lo hirió con un arma blanca y luego huyó del lugar.