De acuerdo con el comisionado para la paz, Miguel Ceballos, Velandia y Bermúdez tienen “un gran compromiso con Colombia” con el diseño de estrategias para la paz y la convivencia.

Esta labor, agregó el funcionario, la cumplirán “en momentos en que todos los colombianos debemos cambiar, en momentos en que no hay espacio para la violencia, en momentos en que todos tenemos que construir la paz y reconstruir los lazos de reconciliación entre todos los colombianos”.

Bermúdez fue detenido el 23 de febrero en Medellín acusado por el secuestro de más 64 personas perpetrado por el Eln, en el año 2000, que se encontraban en establecimientos públicos ubicados en el kilómetro 18 de la vía Cali-Buenaventura, en Valle del Cauca.

La Fiscalía dijo entonces que el exjefe del Eln fue arrestado “por orden de un juez penal del circuito especializado de Cali”. Con la designación de promotor de paz, el Gobierno solicitará al juez del caso que se suspenda su detención mientras desarrolle esta labor.

Según Ceballos, tanto Velandia como Bermúdez, que fueron gestores de paz en las negociaciones con el Eln en el gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018), “han demostrado con su comportamiento en este tiempo un cambio, ese cambio que todos los colombianos necesitamos hacer”.

“No es momento para que ningún grupo armado ilegal obstaculice la labor del Estado y la presencia del Estado en cada rincón de este país”, dijo.

En enero del año pasado, el Gobierno revocó a Bermúdez su condición de gestor de paz tras el atentado con coche bomba cometido por el Eln el 17 de enero de 2019 contra una Escuela de la Policía en Bogotá, que dejó 22 cadetes muertos y 66 heridos.

Una de las personas que valoró la decisión del Gobierno fue el expresidente Álvaro Uribe que dijo en Twitter que ambos exguerrilleros, “después de tantos años en la cárcel, han mostrado actitud promotora de verdadera paz”.

Los diálogos de paz de Santos con el Eln, que comenzaron en febrero de 2017, quedaron en suspenso con la llegada al poder de Iván Duque, que al asumir la Presidencia condicionó la continuidad de las negociaciones a que esa guerrilla deje en libertad a todas las personas que tiene secuestradas y renuncie a esa y otras actividades delictivas.

Sin embargo, el proceso quedó en punto muerto tras el atentado con coche bomba cometido por el Eln el 17 de enero de 2019 contra una Escuela de la Policía en Bogotá.