Feligreses y familiares de quienes se congregaban con el pastor Ferrer, así como aquellas personas que siguen la religión cristiana, le piden que salga a aclarar la situación por la que hoy está en medio de las críticas.

Así se lo contó a Pulzo una periodista en Barranquilla que le ha seguido el rastro a este caso, y que estuvo pendiente de la supuesta profecía que aseguraba, según Ferrer, la venida de Jesús a la tierra por segunda vez, el pasado 28 de enero.

“La gente lo que quiere aquí es que el pastor dé la cara, explique lo que pasó y pida perdón, como lo debe hacer cualquier persona cuando se equivoca”, aseguró la comunicadora, y dijo que hay seguidores que quedaron afectados con la situación.

“Hay personas que emocionalmente quedaron devastadas, y hay que orientarlas”, agregó la periodista.

El inconformismo de la comunidad religiosa en Atlántico se debe a que ni Ferrer ni su esposa, también pastora, han salido de su casa para atender a quienes llegan hasta allí en busca de una respuesta, luego de que varias personas se quejaran de que el pastor las “hizo vender todas sus pertenencias” con la promesa de que para ir al cielo no necesitaban de cosas materiales.

La periodista le confirmó a este medio que si bien Ferrer hizo esa recomendación, como denuncian algunos, es mentira que el dinero producto de esas ventas le haya sido entregado a él.

Ese pastor ni siquiera les pedía el diezmo, porque él decía que antes ayudaba económicamente a quienes lo necesitaban”, aseguró.

El pastor Gabriel Ferrer tiene que “pagar por sus errores”

La misma versión la dio el exfuncionario distrital Candelario Jaraba, que en entrevista con Emisora Atlántico contó que estuvo en esa iglesia por casi tres años, y que en ese tiempo comprobó que estaba dedicaba “al evangelio y apartada del recaudo económico”.

“Me niego a aceptar los términos desobligantes y agresivos con los que pretenden descalificar y mancillar el nombre del pastor, porque si bien cayó en errores con las profecías que aplicó, que no fueron permeadas con la Biblia, como pastor tiene que pagar por esos errores”, dijo Jaraba.

Mientras que la comunidad pide que Ferrer salga y dé la cara, desde la iglesia Berea aseguran que es un “falso profeta” que se habría aprovechado de la fe de sus seguidores, como le explicó a Pulzo el representante de ese templo en Sogamoso, Jaime Sánchez.

El líder cristiano dijo que no sabe “qué problemas psicológicos haya tenido” Ferrer para aventurarse a profetizar la llegada de Jesús, y mencionó que podría estar relacionado con la muerte de una hija a causa de un cáncer.