La noticia fue confirmada por Diego Rosero, comandante de la Policía Metropolitana, quien fue enfático en que ninguno de los asistentes conservaba la distancia reglamentaria para evitar el contagio con COVID-19.

40 personas fueron objeto de comparendos y otras 15 personas fueron conducidas a la UCJ”, le dijo el uniformado a Caracol Radio.

Nelson Patrón, jefe de la Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana de Barranquilla, confirmó que el establecimiento fue sellado por diez días.

Pese a que Barranquilla es una de las ciudades con los índices más optimistas en materia epidemiológica, las autoridades están pendientes de que este tipo de reuniones masivas no opaquen el comportamiento del resto de ciudadanos. 

A la fecha el departamento del Atlántico ha registrado 117.090 casos de contagio.  

En el establecimiento había música en vivi y se trataba de una fiesta de picó champeta.

Para el Carnaval de Barranquilla (que será virtual) se dispuso el toque de queda y ley seca para prevenir aglomeraciones en las calles. Así lo confirmó Jaime Pumarejo, alcalde de la ciudad.