El proyecto hidroeléctrico Ituango sigue siendo viable en lo técnico y en lo financiero”, explicó Empresas Públicas de Medellín, por medio de un comunicado en el que hace referencia al informe que compartió la Contraloría el pasado 20 de septiembre.

EPM argumenta que esta obra “es indispensable para la seguridad energética” del país, y asegura que “cuenta con una nota de cobertura del seguro emitida por la aseguradora Mapfre”. Esto, dice, porque en el informe del órgano de control no quedaron “evidenciados hechos de negligencia o dolo durante la construcción del proyecto”.

Como la Contraloría advirtió que debido a la emergencia en Hidroituango hubo una “afectación patrimonial” de aproximados 839.454 millones de pesos, EPM dice que habrá que esperar el análisis de los daños para definir esa cifra y el monto por el que responderá la aseguradora.

La compañía anunció que una vez finalice la etapa de evaluación de daños procederá a “resolver satisfactoriamente las dudas e inquietudes” que están planteadas en el informe, pues la Contraloría aseguró que además de la afectación económica también se encontró “un presunto detrimento al patrimonio público por valor de 2,9 billones de pesos, correspondiente a lo que se estima es la destrucción de valor, debido a las mayores inversiones realizadas, sin entrar en operación”.

Finalmente, EPM dice que como este megaproyecto es “clave para el desarrollo del país” confía en que cuando entre en operación, que estima sería a finales de 2021, la obra “permitirá generar el 17 % de la energía del país, con tecnología limpia, confiable, segura y de bajo costo, y traerá consigo múltiples beneficios para los colombianos”.