Johan Sebastián Rojas fue descuartelado luego de que su mamá, Nuri Patiño, denunciara que el Ejército se lo había llevado por ser aptó, pese a que él es su único hijo. Jóvenes con esa condición son eximidos por la ley de prestar el servicio militar.

A su regreso, Rojas detalló en Noticias Caracol que mientras su madre hacia vueltas para demostrar que él no tenía hermanos, un sargento le “insistió” que firmara unos papeles que se suponen hacían parte del procedimiento.

No obstante, la mamá le dijo a ese medio que esos papeles decían que el joven quería prestar el servicio militar.

Rojas aclaró en el informativo que no recibió malos tratos durante el casi mes y medio que estuvo en el Putumayo, pero que él no quería estar ahí porque su proyecto de vida está encaminado en ayudar a su mamá y a estudiar.

Miembros del Ejército entregaron al joven a su mamá, que no dudó en expresarles su “indignación” por el trato que ella recibió mientras luchaba por recuperar a su hijo.

Ahora la familia de dos ya está reunida.