El periodista aseguró en su texto que el congresista “sigue apareciendo en narraciones sobre hechos delictivos”.

Se trata de una red de corrupción con la que se manipuló el sistema de salud para favorecer a entidades particulares que administraban recursos y a las prestadoras de servicios de salud, explicó la Fiscalía en su momento.

Ya hubo algunas condenas por la investigación y una de ellas fue la de Jhon Alexánder Colmenares Russi, propietario de varias IPS en el país sentenciado a pagar 5 años de prisión por concierto para delinquir en concurso con cohecho, utilización indebida de información oficial privilegiada y asesoramiento, reseñó El Heraldo en septiembre de 2019.

Colmenares Russi, que admitió su responsabilidad en esos delitos, habló hace pocos días “las claves que usaban para mencionar a los partícipes” en lo que se conoció como la ‘operación quirófano’, reseñó Coronell.

El periodista citó un fragmento de un interrogatorio en el que el indiciado detalla a qué persona se refería cuando se mencionaban unos seudónimos en la red de corrupción y allí es donde aparece el nombre del cuestionado congresista:

“Cuando nos referíamos a ‘Pulgarete, ‘Pulgar’, ‘El del dedo’ o ‘El man del dedo’ estábamos hablando de Eduardo Pulgar, actual senador”.

Coronell citó ese documento como parte del seguimiento que le ha hecho a la investigación contra el senador porque habría intentado sobornar a un juez y cuyo proceso disciplinario, dice, “camina inexorablemente hacia la impunidad”.

Esto porque, como lo mencionó hace algunas semanas, el caso no ha avanzado en la Procuraduría y es posible que no lo haga, pues en enero próximo Margarita Cabello asumirá esa entidad y en la Costa Atlántica es conocida la relación de amistad entre la electa procuradora y el senador.

En el mismo sentido, afirma Coronell, tampoco pasaría nada si el caso se traslada a la Comisión de Ética del Senado, a la que —además— Pulgar pertenece.

“Si la Procuraduría pierde competencia será procesado por sus colegas de la Comisión de Ética que jamás en su historia han sancionado a un senador”, precisó.

Ese conflicto de competencias lo tiene que resolver el Consejo de Estado y el juicio disciplinario estará suspendido hasta que eso suceda, lo que puede tardar dos semanas más. Por último, el proceso penal que avanza en la Corte Suprema de Justicia sí tendría decisiones.