Mientras el funcionario judicial que rechazó el dinero tuvo que salir del país, el investigado congresista podría lograr que su caso de corrupción sea uno más que quede en la impunidad, según la columna de Daniel Coronell.

El periodista explica en su texto que, actualmente, el caso avanza en la Corte Suprema de Justicia y en la Procuraduría. Sin embargo, una nueva denuncia podría ser su salvavidas.

Gracias a que Rafael Antonio Esguerra, un abogado que ha tenido puestos en la Costa Atlántica, de donde es oriundo Pulgar, lo denunció “ante la risible Comisión de Ética del Senado, de la cual él mismo [Pulgar] es miembro” y esa fue la oportunidad de oro para el senador de La U, detalla Coronell:

“La oportuna queja del señor Esguerra le brindó la ocasión a Pulgar de discutir si su investigación debe adelantarla la Procuraduría o la Comisión de Ética del Senado. La colisión de competencias la debe resolver el Consejo de Estado. Mientras decide, se terminará el periodo del actual procurador Fernando Carrillo y se posesionará Margarita Cabello, a quien Pulgar ayudó a elegir primero como candidata del Partido de la U y luego como procuradora general”.

Incluso hay fotografías que muestran la cercanía de Pulgar y Cabello, como la que abre esta nota, en la que se les ve departiendo en una fiesta.

Eso en cuanto a la investigación en la Procuraduría, y sobre la que cursa en la Corte Suprema, dice el periodista, hay personas en Barranquilla que aseguran que ese proceso no llegará a nada “porque el audio que lo incrimina desapareció mágicamente”.

No obstante, en su columna Coronell comparte varios fragmentos de ese audio y demuestra que “no ha desaparecido” y además su autenticidad ya fue validada por la Sala de Instrucción.

Por otro lado, el juez al que el senador intentó sobornar tuvo que salir del país por razones de seguridad, aunque se mostró dispuesto a acudir a las citaciones del alto tribunal de manera virtual.

Sin embargo, la conclusión de la columna del periodista plantea un panorama aún más desalentador:

“El final no puede ser más triste. El juez que no se vendió tiene que vivir en el exilio y la pobreza. Pulgar sigue en su negocio mientras burla a la Procuraduría. Si las cosas se le complican en la Corte Suprema siempre estará la salida de renunciar al Senado para ponerse en las cómodas manos de la Fiscalía”.

El ente acusador, cuya cabeza es Francisco Barbosa, sería otra opción para el congresista, mientras tanto se acerca la posesión de Margarita Cabello en el Ministerio Público, que se dará a mediados de febrero. Por ahora, lo único que le ha costado este escándalo a Pulgar fue un nuevo puesto en el Senado.

A eso se le suma de Cabello no está exenta de los escándalos de corrupción, pues es señalada de utilizar su poder para favorecer al exalcalde de Barranquilla Álex Char, por la denuncia que había hecho en su contra el ganadero Luis Enrique Guzmán Chams.

“Margarita […] es una persona que maneja los hilos de la justicia en el Atlántico”, le dijo el ganadero a María Jimena Duzán al hablar del caso.

Justamente, la periodista le dedica su columna de este domingo a Cabello, y asegura que no ha contado “cuáles son sus cuotas burocráticas en el reino de los Char” y reseña algunas de ellas:

Su hijo, Alberto Mario Caparroso Cabello, tiene dos contratos por cerca de 800 millones de pesos con la Alcaldía de Barranquilla para arreglo de parques, los cuales fueron otorgados cuando Álex Char era alcalde. Y según mis fuentes, el exalcalde le habría entregado a la procuradora electa la Secretaría del Deporte”.

Ante eso, Duzán sentencia que “una procuradora que no se ha posesionado y que ya está siendo señalada de mover los hilos de la justicia en favor del poderoso clan Char, del que a su vez devenga cuotas políticas, no puede ser garantía de nada bueno”.

Es decir que a medida que se acerca el día en el que Cabello asumirá las riendas del organismo de control, más cuestionamientos hay en su contra.