La información la dio a conocer la Corte Suprema por medio de un trino, en el que menciona que el cuestionado senador tendrá que rendir indagatoria por delitos de “cohecho, tráfico de influencias y delitos contra la participación democrática”.

El tribunal dice que el caso tiene que ver con “hechos de posible oferta ilegal a juez”, y le da el crédito al periodista Daniel Coronell que fue el que hizo la denuncia en una columna de opinión.

Pulgar Daza ya había dado la cara ante la Sala de Instrucción del alto tribunal el pasado 16 de julio, y en esa diligencia guardó silencio frente a las revelaciones que hizo el periodista sobre un supuesto ofrecimiento de dinero por parte del congresista para sobornar al togado en Atlántico.

De acuerdo con la denuncia de Coronell, publicada (el 12 de julio) en su espacio en ‘Los Danieles’, Pulgar Daza se reunió con el juez Andrés Rodríguez Cáez por intermedio del alcalde de la población de Usiacurí, Ronald Padilla, en hechos que se remontan a 2017.

Para ese momento, aseguró el periodista en su escrito, Padilla “invitó” al juez Rodríguez “a conocer a su jefe político Eduardo Pulgar”, en una reunión que se llevaría a cabo en el apartamento del congresista y que fue grabada por el administrador de justicia.

“No joda, yo quiero apelar a ti para ver cómo me pueden ayudar ustedes, porque esto es un negocio […] Esto tiene que quedar entre nosotros tres porque los manes están preocupados […] Si los manes son juiciosos. Si yo le digo: ‘hey doc, esta vaina vale 200 barras’. Él me dice: ¿a qué horas y dónde? Así, pa’ hablar claro”, fue parte de la conversación que quedó registrada.

Debido a esta denuncia, la Procuraduría ya le había puesto el ojo al congresista, que también se vio involucrado en una pelea con el exsecretario de Salud de Soledad (Atlántico) Luis Fábregas, por diferencias al parecer en la firma de un millonario contrato de salud que beneficiaría a Pulgar.