Debe considerarse la existencia de disidencias de Farc como un incumplimiento justamente de la antigua guerrilla convertida ahora en partido político”, dijo la canciller Claudia Blum, durante la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que se analizó el informe de la Misión de Verificación en Colombia.

Y es que esas disidencias de las Farc, cuyo surgimiento había sido considerado incluso desde cuando el Gobierno de Colombia y la entonces guerrilla de las Farc discutían las condiciones para la desmovilización y desarme de esa organización armada, se vienen convirtiendo en un problema internacional.

Primero se hicieron sentir con sus actos delictivos en la frontera con Ecuador, uno de cuyos casos más sonados fue el secuestro y posterior asesinato de un equipo periodístico del periódico El Comercio. Dentro del país, las disidencias en este momento enfrentan a las autoridades en Cauca, provocando desplazamientos.

Después, la extensa frontera con Venezuela vio su surgimiento, según diversas fuentes, con la anuencia del régimen de Nicolás Maduro. Pero allí la situación es más compleja, pues las fuerzas armadas de Venezuela solo parecen atacar a las disidencias afines a alias ‘Gentil Duarte’, provocando desplazamientos hacia Colombia, como el de los pobladores de La Victoria, en el estado Apure.

Por otro lado, están las disidencias encabezadas por alias ‘Iván Márquez’ y alias ‘Jesús Santrich’, más varios destacamentos del Eln. De hecho, por ejemplo, siguen creciendo los rumores de que el cabecilla de esa guerrilla alias ‘Pablito’ murió en territorio venezolano después de haberse sometido a una operación de la vesícula.

Esa situación debió provocar la respuesta de la canciller colombiana, que pidió en el Consejo de Seguridad de la ONU que cuando se analice el cumplimiento del acuerdo de paz con las Farc, “el informe no puede solamente referirse a las acciones del Gobierno como una de las partes firmantes”.

Acto seguido, planteó la idea, que es la misma del Gobierno, de que esas disidencias sean consideradas como un incumplimiento por parte de las Farc, hoy Partido de los Comunes.

Los enemigos del acuerdo y de la paz en Colombia son los criminales, incluidas las disidencias”, agregó Blum. “El 80 % de los asesinatos de excombatientes son perpetrados por disidencias y narcotraficantes”.

Ante esta intervención, en redes sociales, plantean que la funcionaria está mezclando “los desmovilizados que han cumplido, la mayoría, con los que se salieron del acuerdo de paz, y de paso justifica los asesinatos de quienes han cumplido el acuerdo”.