Lombana le dijo al alto tribunal que posiblemente ella fue víctima de las interceptaciones ilegales, por las que fue condenado el hacker Andrés Sepúlveda, y por eso se quería apartar del proceso que hay contra el hoy senador Álvaro Uribe por este caso, aseguró La FM.

La Corte Suprema de Justicia estudia el impedimento de la magistrada, dijo la emisora, teniendo en cuenta que ella fue la que encabezó el operativo en el batallón militar de Facatativá, donde se encontró información de periodistas, políticos y militares.

Según Semana, entre los elementos que la justicia encontró en la unidad militar está el celular de un oficial que tenía un reporte periodístico sobre si Lombana debía investigar los procesos contra Uribe, por lo que ella considera que pudo ser víctima de las chuzadas.

La magistrada, a la que Daniel Coronell apodó ‘la calladita’ en una columna por omitir que trabajó con un abogado de Uribe cuando le asignaron el caso de falsos testigos—por el que el senador es investigado— ya ha sido apartada de 2 procesos contra el expresidente.

El primero fue precisamente el de falsos testigos, y el segundo, sobre una investigación contra Uribe por supuestas omisiones en la masacre La Granja de 1996, cuando él era gobernador de Antioquia.

La togada también fue separada de un proceso que inició Uribe contra Coronell, por supuestas calumnias del periodista hacia el congresista.

La Corte, señala Semana, está esperando las explicaciones de Lombana, sobre la reunión que tuvo con el comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro, en medio de las investigaciones que hay contra esa fuerza.

El impedimento de Lombana está en manos de la Sala de Instrucciones del alto tribunal, indicaron los medios, que tomará la decisión si la aparta o no de este escándalo.