Dos togados, César Reyes y Marco Antonio Rueda, hicieron un salvamento de voto, según El Tiempo, en el que dijeron que Lombana sí debe ser apartada del caso, pero no por ser una “potencial víctima”, como ella misma se presentó (y el alto tribunal aceptó), y recordaron que la magistrada, exmayor del Ejército, se reunió con generales y otros oficiales, cuando aún estaba a cargo del caso de las chuzadas ilegales que hizo esa institución.

Reyes y Rueda además consideran, de acuerdo con el periódico, que hubo una duplicidad de casos por el hecho de que Lombana utilizara el anónimo sobre Uribe dos procesos diferentes: las chuzadas del hacker Andrés Sepúlveda y los perfilamientos del Ejército.

Y es que en el asunto de la carta, que fue publicado por Caracol Radio, el remitente relaciona tres hechos así: “información urgente caso chuzadas – hacker- Álvaro Uribe Vélez”.

En el papel se habla del supuesto beneficio que el expresidente habría tenido de las interceptaciones ilegales que hizo el hacker Andrés Sepúlveda y el Ejército. No obstante, que el anónimo haya sido utilizado para dos expedientes diferentes, señala el rotativo citando a los magistrados Reyes y Rueda, “es un  acto irregular, que viola principios de unidad procesal, debido proceso y defensa del investigado”.

Aceptado el impedimento de Lombana, la indagación preliminar contra Uribe quedó en manos de César Reyes, togado que ya lo escuchó por el caso de los falsos testigos, en el que también está vinculado el expresidente.