En un contrato para la reparación de los componentes de aviación, la entidad encontró que la Fuerza Militar hizo los desembolsos sin contraprestación alguna, lo que significaría un daño fiscal de más de 465 millones de pesos, indicó CM&.

Asimismo, agrega RCN Radio, el ente de control denunció que en ese contrato fueron “eximidos los responsables de la ejecución sin sustento legal”.

Otra de las anomalías que la Contraloría halló fue que el contratista del suministro de combustibles para el Ejército se habría favorecido al utilizar bienes fiscales, de manera irregular, para beneficio propio, señaló la frecuencia radial.

“Consiguió que el Ejército le prestara aeronaves oficiales o le facilitara otras contratadas por horas de vuelo”, dice el informe, citado por la emisora.

El ente de control también puso el ojo en un contrato que la institución hizo para una obra de infraestructura, dijo CM&, pues al comparar lo cancelado con lo ejecutado las diferencias en cantidades superaron los 160 millones de pesos.

Funcionarios de la entidad también hallaron que el Ejército tuvo que adquirir SOAT y asegurar vehículos que se encuentran fuera de servicio y no han pasado por el proceso de chatarrización, informó el noticiero.

También evidenciaron pagos de la prima de seguro injustificados, asegura RCN Radio, al hangar de oficinas de Guaymaral, que no pertenecían a la institución.

Finalmente, la emisora señala que la Contraloría advierte de pagos excesivos y desaparición de kits de dotación para los uniformados de la institución.

En total, aseguran los medios, el detrimento patrimonial serían de 3.740 millones de pesos.