Sin embargo, el equipo periodístico fue abordado por dos patrulleros que después de fotografiar los documentos de identificación del reportero Juan Fernando Barona y su camarógrafo, los condujeron a la estación de Policía, relató el noticiero.

Enseguida, el intendente de Policía Jorge Roa volvió a interrogar al equipo de Noticias Uno y procedió a anotar los datos personales de los comunicadores en un cuaderno.

“¿Qué los trae por estos lares?”, preguntó el uniformado a Barona, que tuvo que repetir la razón por la cual estaban, él y su compañero, en ese municipio.

“Estamos haciendo una nota sobre unos policías de Tránsito y Transporte que estuvieron tomando alcohol, uniformados y jugando tejo”, respondió el comunicador antes de escuchar, con extrañeza, que el uniformado les exigía un permiso escrito de la Secretaría de Gobierno de Guasca.

A otro reportero de Noticias Uno no le fue mejor cuando intentó entrevistar al coronel José Ricardo Archila, comandante de la Policía de Tránsito y Transporte de Cundinamarca, que antes de responder a las preguntas del periodista, decidió dictar clases de periodismo con jalón de orejas incluido.

“Pero ojalá le dieran (sic) importancia a las cosas buenas de la Policía; ustedes están destruyendo 4 o 5 familias”, comentó el oficial, que de todas formas dijo que el caso de los agentes captados bebiendo y jugado tejo está bajo investigación, sin ofrecer mayores detalles.

Vea el informe de Noticias Uno: