Unidades de la Policía y la Fiscalía fueron por Garzón a su lugar de residencia, en el conjunto residencial Las Galias, situado en la carrera 69h No. 80-40, en el noroccidente de Bogotá.

En el momento en que las autoridades llegaron a su apartamento, en el interior 3 del conjunto, Garzón salió con tapabocas y llevando consigo un tanque de oxígeno.

Después, sentado, escuchó los derechos que tiene cualquier capturado. Luego quedó a disposición de las autoridades. Al capturado se le recuerda porque, como personero auxiliar de Bogotá, aseguró que los “periodistas son animales” sin estudio.

De acuerdo con la periodista de Caracol Radio Darcy Quinn, el delito por el que se le investiga a Garzón es el de “haber presuntamente exigido altas sumas de dinero a funcionarios, a cambio de información privilegiada sobre los procesos que cursaban en su contra [de esos funcionarios]”.

Incluso, ofrecía cambiar el sentido de sus fallos”, agregó Quinn.

Precisamente, el día hasta el que Garzón fungió como funcionario de la Procuraduría, el pasado 15 de enero, el entonces procurador Fernando Carrillo, en una de sus últimas declaraciones a la prensa, denunció que había descubierto una “mafia” en la Procuraduría que vendía y cambiaba fallos.

“Estamos tratando de desmontar una mafia al interior de la Procuraduría que se encargaba de cambiar fallos […]. Yo creo que va a haber resultados en las próximas horas. En muchos casos, eso implica la forma como gente de afuera busca cambiar el sentido de los fallos. Tratan de comprar o vender información privilegiada, y eso quiero dejarlo como un elemento hacia el futuro…”, dijo Carrillo entonces.

Entre las víctimas de Garzón, según Blu Radio, es el senador Richard Aguilar, que “hizo llegar su denuncia al despacho del procurador Carrillo quien de inmediato puso al tanto a las autoridades”.

Esa emisora también aseguró que Garzón también les pidió plata a Aída Merlano, la excongresista fugitiva en Venezuela, lo mismo que al desertor de la paz alias ‘Jesús Santrich’.

El exprocurador Carrillo agradeció a la Policía y a la Fiscalía la captura de Garzón, que “solicitaba dinero para, supuestamente, cambiar fallos”. El exprocurador recordó que eso fue denunciado por su despacho ante la Fiscalía desde el 21 diciembre de 2019.