Este viernes 1 de enero, López dejó como alcalde encargado al secretario Luis Ernesto Gómez para tomar unas vacaciones, hecho que suscitó indignación entre sus contradictores.

Algunos se molestaron por que eligiera tomarse un descanso en un momento delicado para la ciudad, en pleno segundo pico de la pandemia, pero también por la inseguridad.

Aunque en un momento muy distinto —al decretar el simulacro de cuarentena que antecedió las medidas obligatorias de aislamiento, en marzo del 2020– López también pedía evitar viajes durante una fecha festiva como la Semana Santa“No son vacaciones, ni turismo”, decía.

No obstante, lo que más le cobraron ahora es que justamente decidiera viajar en avión, cuando hace meses incluso le atribuía la propagación del coronavirus en Bogotá a haber mantenido el aeropuerto El Dorado en funcionamiento. Así lo dijeron algunos concejales de Bogotá, pertenecientes a bancadas de oposición:

No obstante, también hubo quienes no le vieron ningún problema y defendieron que tomara vacaciones, remarcando que estaba en todo su derecho:

Así hablaba López sobre los viajes antes de que la pandemia adquiriera las proporciones actuales, momento en que también se ignoraban muchos de los cuidados que hoy se conocen y permiten que se hagan algunos viajes y se hayan comenzado a reactivar algunos sectores de la economía: