Rebaje aparece como uno de los principales responsables del caso de corrupción en las obras para los Juegos Nacionales y Paranacionales de 2015, en Ibagué, reveló Zona Cero.

El señalado, tristemente célebre por golpear a una pediatra identificada como Dalila Peñaranda en Barranquilla, también es recordado con recelo en Ibagué al haber participado en los proyectos del Parque Deportivo “en calidad de subcontratista”, destacó el medio de la costa atlántica.

De acuerdo con esa página, en tal contratación, gran parte de los recursos —el 78.77 %— se concentraron en solo cuatro subcontratistas o proveedores. Entre ellos figura Precon P y R S.A.S., que era representada por Eding Asis Palis L’ Hoeste y Jalim de Jesús Rebaje García.

Zona Cero detalla que dicho contratista concentró el 22,69 % de los recursos, encargándose de las obras eléctricas de los escenarios en los mencionados Juegos Nacionales.

Citando a la Contraloría, el medio recuerda que Rebaje García fue cuestionado en todos los procesos de auditoría, pues “los dineros fueron entregados, pero las obras nunca se hicieron”.

Cifras de escándalo

El medio digital menciona que el monto de dicho subcontrato fue de 6.551 millones de pesos, y que de estos fueron dados —a modo de anticipo— cerca de 3.275 millones de pesos.

“En otras palabras, la empresa recibió el multimillonario anticipo y no hizo absolutamente nada”, sentenció el portal de noticias de la costa.

Aquel episodio de corrupción fue tan grande, que en el departamento del Tolima no se olvidan de Jalim de Jesús Rebaje García. El medio regional El Olfato aún lo relaciona con el escándalo y lo vincula al “misterioso grupo de subcontratistas barranquilleros” que hizo de las suyas en la región.

El portal destaca que Rebaje está investigado por la Fiscalía en la tercera fase del desfalco e, incluso, señaló que en ese caso “aparecieron recursos económicos de grupos paramilitares del norte del país”.