Los hechos se registraron el pasado viernes 4 de septiembre en un edificio de apartamentos en el norte de Barranquilla, y como la agresión a la pediatra Dalila Peñaranda quedó grabada en video fueron muchas las voces que salieron a rechazar este acto.

Fue por eso que la madre de Rebaje, Yadira García, concedió una entrevista en la emisora Noticias Ya, este martes, y lo primero que dijo fue que su hijo “no es un mal muchacho”.

“Yo como madre quiero hablar de mi hijo, un muchacho de 31 años. No sé qué pasó, no voy a justificar lo que hizo mi hijo, pero quiero hablar como mamá. Si cometió errores, pa’ eso hay leyes, pero lo han destrozado, no puedo entender cómo han inventado tanto. La manera más cruel es acabarlo por los medios y lo han acabado como persona”, se quejó la mujer.

La madre también habló, en la frecuencia, de que a su hijo supuestamente le han llegado “amenazas” por la salvaje agresión que protagonizó y por lo intolerante que se mostró, y hasta se preguntó “¿por qué tienen que usar el poder para destrozar a una persona?”.

“Me preocupa porque hay amenazas, han pedido la dirección de ellos. Esto es un homicidio silencioso lo que están haciendo. Si a mi hijo le pasa algo, quién me responde, ¿la doctora?“, agregó García.

En cuanto a la profesional que fue víctima de la golpiza, la madre contó en la emisora que ella habló personalmente con Peñaranda para ofrecerle disculpas en nombre de su hijo, y pidió a la comunidad en general que “mire la parte humana detrás de ese muchacho”.

Pero lo que pide la madre difícilmente se ha hecho, debido a que la agresión opacó esa parte humana que tanto destaca ella de su hijo. De hecho, a Jalim de Jesús Rebaje y a varios de sus compañeros de fiesta los denunciaron por agredir a la pediatra y a la mujer que estaba con ella, Carmen Pérez, así como por violencia contra servidor público ya que también atacaron a un policía.

La Fiscalía ya se pronunció sobre este caso y anunció, por medio de Twitter, que lo “priorizó con enfoque de género”, pues la brutal agresión se dio en medio de una celebración en la que se incumplieron los protocolos de bioseguridad. Por eso, los medios locales la bautizaron como la ‘covid-fiesta’.

El video que muestra la agresión lo publicó la periodista Érika Fontalvo, que dijo que todo empezó cuando la mujer fue a pedir que le bajaran al ruido en la fiesta porque había hasta mariachis.