Hasta el establecimiento ubicado en la carrera 13 con calle 64, que aparentemente estaba cerrado, llegaron unas 35 personas para una fiesta descontrolada en la que había drogas y alcohol, informó Noticias Caracol. 

Las autoridades, citadas por ese medio, dijeron que al llegar al bar de sadomasoquismo encontraron varias dosis de éxtasis, ‘popper’, marihuana y cocaína.

De igual forma, se comprobó que las personas presentes en la rumba ilegal no estaban respetando las medidas sanitarias y estaban ingiriendo bebidas alcohólicasañadió ese noticiero. 

Todos los presentes fueron multados por las autoridades, las drogas y el alcohol fueron decomisadas y el establecimiento será sellado por 10 días, apuntó Noticias RCN.

En este informe de Citytv se pueden ver imágenes del lugar en el que se desmanteló la fiesta ilegal (desde el segundo 0:35):

Fiestas ilegales, un dolor de cabeza para las autoridades de Bogotá 

El pasado fin de semana del primero de noviembre, la Policía de Bogotá detalló que tan solo ese puente festivo se sellaron más de 100 establecimientos en los que se organizaron rumbas sin permiso, en la capital del país. 

Los dueños de los establecimientos, según Citytv, trataban de mostrar como fachada supuestos locales comerciales en los que se vendía comida; sin embargo, adentro hacían reuniones en donde no se cumplía con ningún protocolo de bioseguridad. 

De hecho, las imágenes publicadas por el canal local mostraron que un restaurante de la localidad de Tunjuelito (sur de Bogotá) se adecuó para servir de escenario para la parranda aunque, supuestamente, vendía solo comida. Ante el hallazgo, las autoridades sellaron ese lugar. 

Como si fuera poco, el coronel Édgar Ávila, comandante de la Policía de Chapinero, dijo en el noticiero que en uno de los locales sellados en esa zona del norte de Bogotá estaban unos 30 menores de edad y 18 adultos que estaban concentrados en un lugar cuyo aforo era de 15 personas.