De acuerdo con Citynoticias, las localidades de Tunjuelito y en Chapinero fueron las zonas de Bogotá en donde más se concentraron las fiestas clandestinas.

Los dueños de los establecimientos, cuenta el medio, trataban de mostrar como fachada locales comerciales en los que se vendían comida; sin embargo, hacían reuniones en donde no se cumplía con ningún protocolo de bioseguridad.

De hecho, las imágenes publicadas por el canal local muestran que un restaurante de Tunjuelito se adecuó para servir de escenario para la parranda aunque, supuestamente, vendía solo comida. Ante el hallazgo, las autoridades sellaron ese lugar

Como si fuera poco, el coronel Édgar Ávila, comandante de la Policía de Chapinero, dijo en el noticiero que en uno de los locales sellados estaban unos 30 menores de edad y 18 adultos que estaban concentrados en un lugar cuyo aforo era de 15 personas.

“Estaban dañando completamente el ejercicio que viene haciendo la Alcaldía en materia de bioseguridad”, agregó el coronel.

El saldo fue más que sellamientos

Durante los operativos, según Noticias RCN, se decomisaron 384 botellas de licor adulterado, se incautaron 485 armas blancas, se capturaron a 54 personas y se confiscaron 6.416 gramos de estupefacientes.

Así mismo, 115 menores de edad tuvieron que ser llevados a comisarías de familia y a los conductores se les impuso 2.030 comparendos y se inmovilizaron 384 carros.

No solo hubo fiestas en en la capital

Citynoticias agregó que en varios municipios vecinos de Bogotá también se armó el desorden y en poblaciones como Facatativá, Ubaté, Chía y Fusagasugá hubo operativos para intervenir cerca de 20 parrandas clandestinas que se pudieron convertir en focos de contagio del coronavirus.

Además, el coronel César Castro, comandante de la Policía de Cundinamarca, dijo que en el departamento se impusieron más de 680 comparendos por acciones que alteraron la convivencia.

Acá, los detalles de los sellamientos (desde el minuto 6:31):