Paeres Jaramillo le dijo a Blu Radio que las personas armadas además le mostraron fotos al administrador de la finca (ubicada en Medellín) de una propiedad donde el abogado se estaba quedando, para confirmar que él estuviera ahí.

Al enterarse de la situación, el representante legal de Salvatore Mancuso huyó del lugar, pues considera, de acuerdo con la emisora, que esa fue una clara amenaza contra su vida.

Paeres Jaramillo puso la denuncia ante la Fiscalía, donde agregó, según Semana, que las personas tenían armas de largo alcance y que golpearon al administrador e intimidaron al resto del personal que estaba en la finca vecina para obtener la información.

El abogado no atribuyó el hecho a que él sea defensor de Mancuso, que ya cumplió su condena en Estados Unidos, pero sí aseguró, dice la revista, que como representante del exparamilitar  ha presentado”denuncias públicas y judiciales de actos delictuales gravísimos desde la institucionalidad perpetrados por algunos pocos y de los que han sido víctimas el postulado Mancuso y su familia”.

Paeres Jaramillo solicitó a la Fiscalía protección para él y familiares que aún se encuentran viviendo en la propiedad de la que huyó él.