De acuerdo con un comunicado publicado por la familia, Ryan estaba pescando con su novia y sus padres, Bob y Jan Oostryck, cerca del arrecife Ningaloo (Australia), cuando la embarcación en la que se encontraban se volcó debido a las fuertes olas, indicó ABC News.

“Estamos devastados y desconsolados por la pérdida de nuestros amados Bob y Jan. Eran personas increíbles, llenas de vida y estaban haciendo lo que amaban en un lugar que amaban”, manifestaron en el documento los parientes de las víctimas, en declaraciones recogidas por este mismo medio.

Al ver que sus padres no reaccionaron y que la reanimación que les practicó no funcionó, el joven decidió junto con su pareja abandonar el bote y nadar hasta la orilla para sobrevivir, señaló la cadena de noticias.

Aunque las aguas del arrecife Ningaloo están infestadas de tiburones, el informativo aseguró que Oostryck y su novia lograron alcanzar tierra después de cuatro horas. Sin embargo, les tocó caminar cerca de síes kilómetros para encontrar a alguien que les ayudara, agregó.

La ABC News, por último, aseguró que los cadáveres de Bob y Jan, quienes tenían aproximadamente 70 años, fueron encontrados al día siguiente por las autoridades competentes luego de una exhaustiva búsqueda por mar y aire.